México es admirable principalmente por sus culturas prehispánicas, en donde descuella la azteca, pero al mismo nivel la maya. Precisamente la zona arqueológica de Uxmal, alberga una serie de construcciones del periodo posclásico mayas, que la constituyen en una realidad aparte, una auténtica ciudad fuera del tiempo.

Los turistas de todo el mundo pueden internarse en este centro urbano maya de los siglos VII-X d.C., cuyas estructuras aún ostentan los curiosos nombres que les adjudicaron los conquistadores hispanos. Por el hecho de que Uxmal carecía de cenotes, es decir profundos cuerpos de agua dulce subterráneos, y el agua para la sobrevivencia de los habitantes tenía que ser transportada en recipientes, abundan en el lugar las representaciones de Chac, deidad de la lluvia.

Notables construcciones arquitectónicas de la ciudad maya de Uxmal son por ejemplo, El Palomar, enorme palacio de exótica estampa y con un jardín interior; la Gran Pirámide, templo escalonado que luce una serie de máscaras de Chac y guacamayas divinas; el Cuadrángulo de las Monjas, muro con 24 diminutos compartimentos de piedra, esculpidos con representaciones del dios Chac, y mosaicos finamente ensamblados; la Casa de las Tortugas y la Casa de Adivino, antiguos y monumentales recintos.

Para complementar una estupenda excursión a esta urbe legendaria nada mejor que reposar en la hermosa Hacienda Temozón, un centro de hospedaje de alta categoría con 28 lujosas habitaciones y muchos jardines. Célebres en la región son su espaciosa alberca y su delicioso restaurante. Tel 999 923 80 89