Cuando se toman unas vacaciones en el Caribe Mexicano, por ejemplo, en un destino como Playa del Carmen, se tiene la oportunidad de conocer varios de los lugares más encantadores de la península yucateca. Uno de ellos es la Hacienda Santa Rosa. Lo que distingue a esta hacienda-hotel, de otras similares, es que no es nada suntuosa. Y aunque sus referencias históricas la hagan muy distinguida, todos quienes la visitan se sienten como en casa, por la hospitalidad que allí se brinda.

Les aconsejamos a disfrutar de ella en compañía de la pareja, es decir, en plan romántico, para alojarse en alguna de sus once habitaciones. Todas ellas son bastante espaciosas y sus elevados techos consiguen que sean bastante frescas. La comunidad de Santa Rosa, rodea por completo a la hacienda y en ella los visitantes pueden ver a los habitantes de la comunidad, elaborando productos de gran valor artesanal, con materiales como henequén, y otros más. También se comercializa joyería a precios muy convenientes.

La Hacienda de Santa Rosa se distingue por su interesante jardín botánico, Allí se cultivan plantas medicinales y aromáticas. Conviene solicitar sesiones de masaje maya en el spa de la hacienda, por ser sumamente estimulante, en especial tomado por las mañanas.