Algunos de los yacimientos prehispánicos más importantes de la cultura maya, se localizan en las cercanías de Playa del Carmen. De entre ellos, destaca Chichen Itzá, de fama internacional y Tulum, considerado por la mayoría de los visitantes, como el sitio arqueológico más bello de la región, entre muchos factores, por levantarse en lo alto de un acantilado que da al mar Caribe. También relevantes resultan Coba, cuyas estructuras sobresalen entre una densa fronda y Xel-Há, ubicado en los territorios de un popular parque ecoturístico. Por otra parte, en este último sitio se puede disfrutar de cenotes, cuevas y el acuario natural más grande del planeta.

La diversión variada que nos brinda el lugar anterior es un adecuado paragón de lo que sucede en las cercanías de Playa del Carmen: la Riviera Maya es un lugar rebosante de maravillas, en donde los turistas siempre encuentran motivo para el descubrimiento y el máximo disfrute. Cultura, descanso y entretenimiento, forman parte de la cotidiana experiencia de quien vacaciona en Playa del Carmen y sus alrededores.

Por ejemplo, volviendo a Cobá, se trata de una urbanización que fue construida entre de dos lagos. En total comprende 80 metros cuadrados de estructuras y vestigios. La construcción principal de Cobá, tiene 42 metros de altura y una imponente vista a la selva del lugar.

En el caso de Xel-Há, comprende un estuario de grandes proporciones, el cual sirve como morada a miríadas de peces tropicales. También es muy frecuentado por sus vestigios mayas.  Este parque temático, de lo mejor para visitar en las cercanías de Playa del Carmen, cuenta también con excelentes restaurantes, servicio de casilleros, y regaderas. No hay que perderse sus varias cavernas y cenotes.

Con referencia a estos últimos, existen cientos de ellos en todo lo largo y ancho de la Península de Yucatán. Estos grandes pozos de agua dulce son ideales para la natación y el buceo. De entre los cenotes imperdibles, en el marco en unas vacaciones en Cancún o Playa del Carmen, hay que mencionar la Ponderosa, el Taj Majal, Dos Ojos y el Gran Cenote.

Los aficionados al ecoturismo además, pueden explorar la fascinante Biósfera de Sian Ka’an, conocida popularmente como “el lugar donde comienza el cielo”. Se trata de un área de 530, 000 hectáreas que comprende bahías, pozos, arrecifes, pantanos y lagos, además de vastas extensiones de selva tropical.