Este atrayente cuerpo de agua se encuentra en la Comunidad de Chacholá, a unos 20 minutos de la ciudad de Mérida. El Cenote San Ignacio también es conocido como Tuunich Ha, que en maya quiere decir “Agua en la Piedra”.

Es uno de los más hermosos del sureste mexicano y quienes lo visiten descubrirán que es muy seguro para practicar la natación y refrescarse del cálido ambiente.

Al ingresar descenderá por una escalera de madera que nos llevará hasta las aguas del cenote. Una de las ventajas de conocer el cenote San Ignacio, es que se pueden observar diferentes formaciones de estalactitas que aparecen en torno a la bóveda.

Un agujero que se encuentra en un costado de las bóvedas nos deja ver a los numerosos peces que allí habitan. Es un cenote poco profundo, exuberante para la natación o el esnórquel.